Cruzar el charco tiene unas cuantas ventajas y atractivos. Aunque nos sorprenda, Europa es un continente bastante chiquitito. Con (casi) todo bien a mano  y una delicia para recorrer en tus vacaciones. Si comienzas tu viaje por España (muy recomendable, la verdad) o si vives en España y te encanta conocer nuestra maravillosa geografía, Madrid es un destino (muy, muy) recomendable3 días son suficientes para captar toda la magia que Madrid esconde. ¿Te animas a explorar Madrid “a la different”? ¡Arrancamos motores!

Día 1: Esencias de Madrid

Existe algo más castizo que los churros con chocolate. Y no hay discusión que valga: un desayuno en VIPS es casi, casi algo típico. Después de llenar el estómago con un buen dulce, es el momento de empezar tu aventura por Madrid.

Puerta del Sol

Como los madrileños empiezan el año en esta famosa plaza, nosotros empezaremos nuestro viajecito por Madrid. Se trata de una de los lugares más famosos e icónicos de la ciudad. Muy cercana a la conocida Gran Vía, es un punto clave para comenzar cualquier visita a Madrid. Además del famoso reloj que da la bienvenida al año a todos los españoles, podremos tomarnos una foto junto a la estatua del Oso y el Madroño.  

Plaza Mayor

Si caminamos unos minutos, encontraremos la Plaza Mayor de Madrid. La estatua ecuestre de Felipe III nos da la bienvenida a este particular espacio de fachadas rojas. Es la puerta de entrada al “Madrid de los Austrias”, que corresponde con la época de mayor esplendor de la ciudad, cuando el monarca Felipe II trasladó la corte a la ciudad. La Casa de la Panadería y el Arco de Cuchilleros completa la panorámica de esta céntrica plaza. Por cierto, si te entra hambre, debes probar un buen bocadillo de calamares. Madrid en estado puro, garantizado.

Palacio Real

Si seguimos caminando unos minutos, llegarás al Palacio Real de Madrid. Aunque los reyes de España no viven allí (no, no podrás tomarte un café con la reina Letizia), visitarlo vale realmente la pena. Además, está situado al lado de la Catedral de la Almudena, uno de los templos más bellos de la capital. Si te apetece, puedes formar parte de alguna visita privada. Si no, sus exteriores también valen la pena (y mucho).

Jardines de Sabatini

Situados en la fachada norte del Palacio Real son un delicioso respiro en pleno centro de la ciudad. Verdes, frondosos y fragantes, son una visita obligatoria si estás de paso por la ciudad. Además, te podrás hacer unas fotos preciosas, la verdad. 

Tardecita en el Museo del Prado

Si eres un amante del arte, el Museo del Prado es, sin dudas, una parada imprescindible en tu viaje. Una tarde es suficiente para disfrutar con sus principales obras. ¿Nuestra recomendación? Las Meninas, las pinturas negras de Goya y, sobre todo, El Jardín de las Delicias de El Bosco. Un espectáculo en sí mismo que vale realmente la pena. 

Y ahora, ¡a descansar!

Hora de volver al hotel y dormir plácidamente. Momento de recargar las pilas y reponer energías para seguir comiéndonos Madrid dos días más.

Por cierto, próximamente publicaremos un artículo sobre los mejores lugares de Madrid para disfrutar de una buena comida o cena. ¿Te lo vas a perder? ¡Nos leemos!

¿Quieres compartirlo?