3 lugares secretos de Noruega

¿Qué es lo que tiene Noruega que tanto nos atrae? Ese destino en el que puedes desconectar de la rutina y conectar con la naturaleza. Tierra de montañas y fiordos de ensueño. Hogar de pueblos congelados formados por hermosas casitas de madera, acantilados sorprendentes y paisajes secretos. 

La propia cultura del pueblo noruego también colabora en este buen ambiente, demostrando siempre los valores de la confianza y la solidaridad, sobre todo con los turistas. Por ello, algo que cuidan detalladamente es el desarrollo turístico intenso, ya que Noruega trabaja en preservar sus lugares naturales limitando las llegadas masivas de turistas. De este modo, los visitantes que aterricen en este país podrán disfrutar de su naturaleza de forma tranquila y calmada. 

¿Te parecen pocas razones para ir a este magnífico paraje? Pues echa un vistazo a lo que te presentamos a continuación, porque son 3 lugares poco conocidos y maravillosos que esconde Noruega. ¿Quieres descubrirlos?

Catedral natural de hielo conocida como el Glaciar Jostedal

Este fantástico espectáculo lo podemos encontrar en el glaciar Jostedal, el Nigardsbreen. Se trata de un brazo perteneciente al glaciar Jostedal que comenzó a retroceder sobre el año 2006. Con el tiempo, los investigadores descubrieron que se había formado una increíble cueva de hielo.

Según narra la historia, este fenómeno despertó tanta curiosidad en los exploradores que estos decidieron ponerle el nombre de “Catedral de hielo”. Tiene unas medidas de hasta 8 metros de altura y 30 de profundidad. Además, el agua que alberga este mágico lugar es cristalina y preciosa para visitar.

Como llamada al cuidado del medio ambiente, los científicos están preocupados porque el cambio climático pueda dañar o acabar con esta Catedral del Hielo o, directamente, con su glaciar originario, por lo que en Noruega se intenta preservar de la mejor manera posible.

Si te decantas por visitar el Glaciar Jostedal, no te pierdas la Catedral de Hielo. Además de que es de fácil acceso, tiene caminos al parque desde valles como Jostedalen, Veitastrong, Fjærland, Stardalen, Oldedalen y Lodalen. ¿Lo ves mucho lío?, no te preocupes, porque también se puede llegar a través de un ferry por su buena combinación de horarios y opciones. ¿Te lo piensas perder?

 

Una de las cuevas del Glaciar Jostedal.

Røros: cuento de Navidad

Diciembre, sofá, mantita, chocolate caliente y… ¡Película navideña! ¿Os parece un plan recurrente en esas épocas de frío y magia? En este pueblecito Noruego parece que todo el año vivan con este cliché. Situado en Trøndelag, Røros es una de las localidades de edificios de madera más antigua de Europa.

Las calles de este bonito lugar narran historias fantásticas de la cultura noruega. Una de ellas es cuando se encontró cobre en la ciudad, pasando a ser una de las mineras más importantes de Noruega. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980.

En época de invierno, podemos encontrar un mercado tradicional llamado Rørosmartnan, ¡es fantástico!

Además, sus ciudadanos han conseguido mantener la belleza del entorno y las viviendas originarias de los siglos XVIII y XIX. ¡No nos sorprende que la localidad ganase el reconocimiento a Destino Sostenible Certificado!

¿Imagináis ver este pueblecito repleto de nieve y adornos navideños en plena época? ¡Totalmente un cuento de Navidad!

 

 

Røros bañado en nieve de cuento.

Svalbard: El Reino del Oso Polar

Un desierto helado donde 6/10 kilómetros cuadrados llevan siglos bajo la nieve y el hielo. Las señales avisan del paso de los habitantes de este sorprendente lugar, los osos polares.

El Reino del Oso Polar nos permitirá descubrir, además de una fauna única, la historia de los antiguos pueblos mineros y la naturaleza que guarda. Además, podrás encontrar restaurantes de primera clase en los que deleitar la deliciosa gastronomía noruega. ¿Sabíais que en este lugar se encuentra el restaurante de sushi más al norte del mundo?

Por otro lado, como hemos visto a lo largo de este post, la sostenibilidad es un punto primordial para el país. Por este motivo casi dos tercios de la superficie de Svalbard están protegidos, siendo estos tres reservas naturales, seis parques nacionales, 15 santuarios de aves y una zona protegida.

Pero hay muchos más secretos que guarda Svalbard. La “Bóveda del fin del mundo” es un silo a prueba de terremotos, explosiones nucleares y otros catástrofes donde se almacenan las semillas de todas las especies de cultivo que sirven como alimento. ¡Esta Bóveda está en Svalbard! Curioso, ¿verdad?

 

Svalbard a la espera de ser ocupado por los osos polares.

¿Quieres compartirlo?