Hallo, mein Freund! Bienvenidos a este viajecito directo al corazón de Alemania. Y, oye, bien sencillito: sin billetes de avión, sin colas y sin nada. Directo, pero directo de verdad. Tan solo necesitarás unos cuantos ingredientes y un poquito de ganas de cocinar… ¿Comenzamos el viaje?

Receta número 1: Pretzels salados

Un buen aperitivo para comenzar este viajecito. Saben a pura Alemania y, además, es muy divertido prepararlos. Una buena manera de despejar la mente y aprovechar para aprender nuevas recetas y platos.

Ingredientes

2 cucharaditas de levadura fresca, 500 gramos de harina fuerza y 1 huevo.

350 mililitros de agua, 1 cucharadita y media de sal y algunas semillas de sésamo.

Pasos que seguir…

Vierte la levadura en un tazón con 100 mililitros de agua y mézclala. Deja que repose durante 5 minutos. Mientras, mezcla la harina y la sal en un recipiente grande. Prepara un hueco grande en el centro y vierte el agua con levadura. 

Remueve hasta conseguir una mezcla homogénea y tápala con un trapo durante 20 minutos. Es necesario que la masa fermente y  cree una espumita. 

Mézclalo todo y añade el agua que falta hasta que forme una masa pegajosa. Saca ahora la masa del bol y, con un poquito de harina en la tabla, amásala durante unos 10 minutos, hasta que la masa quede homogénea y elástica.

Pon la masa en un recipiente y déjala reposar entre una hora y media y dos horas. Vuélvela a tapar con el paño para que la fermentación sea óptima. Cuando pase ese tiempo, quita el paño y deja que se deshinche durante 10 minutos.

Coge ahora la masa y divídela en 8 trozos. Forma con cada uno de los trozos un bollo redondo y luego ovalado. Después gira cada uno de los trozos de masa hasta que se conviertan en una serpiente gordita. A continuación, dales la forma de lacitos. 

Déjalos fermentar 45 minutos y glaséalos con una mezcla de huevo y sal. Píntalos con un pincelito. Esparce las semillas de sésamo. Mete los rollitos en el horno precalentado a 220 grados durante 15 minutos.

Déjalos enfriar… ¡y listo!

Receta número 2: Salchichas con berza salteada

Un muy buen plato y con todo el sabor sajón, listo para solucionarnos la comida de hoy. Es ideal para los niños, que combinarán las ricas salchichas con una nueva verdura, la berza.

Ingredientes

12 salchichas, 2 patatas, 1 vaso de vino blanco.

Un poquito de aceite y de perejil, media berza, 2 dientes de ajo, agua y sal.

Pasos que seguir…

Primero pela la patatas, cáscalas y después ponlas a cocer en un cazo con agua y sal. Cuando ya estén blanditas, escúrrelas y machácalas. Coloca el puré resultante en un cuenco, añádele un poquito de sal, de perejil picado y un chorritito de aceite. Mézclalo todo y apártalo.

Prepara la berza cortándola en juliana fina. Prepara también los dientes de ajos y déjalos doraditos en la sartén. Después añade la berza y saltéala. Mézcala con el puré de patata y guárdalo todo.

Fríe las salchichas bien doraditas y ponlas en el plato junto a una ración generosa de puré. Ready!

Receta número 3: Delicioso currywurst

El currywurst es uno de los platos callejeros más populares de Alemania. Si quieres sentirte como si estuvieses en pleno Berlín, prueba la receta. ¡Te encantará!

Ingredientes

3 salchichas, ketchup, 2 patatas y salsa curry.

Pasos que seguir…

Fríe las salchichas en abundante aceite hasta que estén crujientitas. A continuación, corta las patatas (por ejemplo, en forma de bastones) y fríelas al modo normal.

Prepara un plato, coloca las patatas y las salchichas y sazónalas con abundante ketchup y salsa curry. ¡Y lo tendrás listo! Un trocito de Berlín en tu paladar.

¿Quieres compartirlo?