Oye, que nos apetece un poquito (bueno, un poquito bastante) pasar un ratito bien fresquito en Suecia. Pero no, no estamos mal de la cabeza ni nos vamos a saltar el confinamiento. Hemos pensado viajar hasta allí preparando tres platos riquísimos.

¡Quien no se consuela es porque no quiere! ¿Nos acompañas a preparar un pequeño festín dulce a la sueca? ¡Comenzamos!

(Sí, hemos decidido preparar tres postres y dulces distintos para darle una sorpresita bien dulce a toda la familia. Pero tsss… es un secretito.

Receta número 1: Chokladboll, ideal para los chocolateros

Si eres un amante empedernido del chocolate, este postre sueco es una opción inmejorable. Además de ser fácil de preparar, tiene un sabor muy especial.

Ingredientes

110 gramos de mantequilla y 110 gramos de azúcar.

150 gramos de copos de avena, 200 gramos de chocolate negro.

1 taza de café, 1 pizca de sal.

1 cucharadita de extracto de vainilla, un poco de coco en polvo.

Pasos que seguir…

Vertemos en un bol el café sobre el azúcar y la sal y mezclamos bien. En otro bol incluimos la mantequilla y el chocolate. Los fundiremos en el microondas, comprobando cada minuto el estado.  Cuando esté totalmente fundido, añadiremos el café y el extracto de vainilla. Luego mezclaremos todos los ingredientes hasta que queden bien ligados.

Añadiremos después los copos de avena y volveremos a mezclar bien. Cuando tengamos una masa compacta, la estiraremos sobre papel de film y la enrollaremos en forma de rulo. Meteremos a continuación el rulo en el frigorífico para que se enfríe durante una hora.

Cuando ya esté fresquito lo sacaremos y cortaremos la masa en tiras. Les daremos forma de bolita con las manos y las rebozaremos por el coco en polvo. 

¡Y ya tendremos un postre estupendo!

Receta número 2: Klappgröt, un poquito de fruta

Si quieres incluir un poquito de fruta en tu postre, el klappgröt es una buena idea para una merienda completa. Aprende con Different Roads a preparar uno de los dulces más típicos de Suecia.

Ingredientes

500 mililitros de agua

100 mililitros de sémola

200 mililitros de mermelada de fresa, grosella, mora… la que prefieras

Pasos que seguir…

Hierve la sémola y el agua. Déjalo hervir a fuego lento hasta que esté moderadamente espeso. Cambia a un tazón y agrega la mermelada. Bate a alta potencia hasta que se enfríe durante unos 15 minutos. Recomendamos una máquina que haga el trabajo pero, por supuesto, se puede batir a mano, aunque lleva tiempo. Sírvelo con leche fría.

Receta número 3: Auténticas galletas de jengibre

Es una de las recetas más típicas de la gastronomía navideña. Quizá te sorprenda, pero nacieron precisamente en Suecia. Aunque no estemos precisamente en la época de fin de año, siempre es un buen momento para cocinar en familia. Así que… ¡manos a la obra! 

Ingredientes

Medio kilo de harina y 220 gramos de azúcar.

100 gramos de miel o de sirope y 200 gramos de mantequilla.

1 cucharadita de canela molida y 1 cucharadita de clavo en polvo.

1 cucharadita de jengibre en polvo y 1 cucharadita de cardamomo molido.

2 cucharaditas de levadura y media cucharadita de sal de mesa.

Con todos estos ingredientes podrás preparar 60 galletas.

Pasos que seguir…

Empezaremos vertiendo el agua, el azúcar y el sirope en una cacerola. Una vez que hierva, lo retiraremos del fuego y reservamos. En un cuenco aparte, mezclaremos la mantequilla con las especias y verteremos la mezcla de agua y azúcar anterior hasta que la mantequilla se derrita. Dejaremos reposar hasta que adquiera temperatura ambiente. Una vez que esté en la temperatura adecuada, le añadiremos la harina y levadura tamizadas. Amasaremos hasta que se forme una masa homogénea y una vez estén bien ligados todos los ingredientes, formaremos una bola, envolvemos en papel film y dejaremos reposar en la nevera entre 2 horas y toda la noche.

Una vez haya reposado la masa, la colocaremos entre dos papeles de hornear y estiraremos con el rodillo hasta que tenga una altura de 3 mm. En este momento pondremos a calentar el horno a 200º. Cortaremos la masa con moldes metálicos y colocaremos las galletas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, dejando un espacio entre ellas ya que suelen crecer un poco.

Hornearemos durante unos 5 minutos, vigilando que no se quemen. Sabremos que están hechas cuando los bordes empiecen a dorarse.

Y tú, ¿con qué receta sueca te quedas? ¡Dejanos tu favorita en la sección de comentarios!

¿Quieres compartirlo?