De la capital de Austria apetece disfrutarlo todo. De verdad, es que no nos cabe ninguna duda. Y nos encantaría aprovechar el tiempo libre tal y como merecemos en este viaje organizado a Budapest y Viena.

Así que nada, vamos a darle una vuelta de tuerca a esta bella ciudad. Y, para ello, te proponemos 4 planes increíbles para disfrutar de Viena. ¿Arrancamos?

Reponiendo fuerzas en el Café Central

El Café Central de Viena es una de las cafeterías más míticas, conocidas y recomendadas de Austria. Se encuentra en pleno centro de la ciudad y cruzar sus puertas es un espectáculo en sí mismo. Los altísimos techos y las columnas te alucinarán. Un sitio lleno de belleza y de glamour. La elegancia se respira en el ambiente. Un placer, vaya. Además, podrás disfrutar de algunas delicias que conquistarán tu paladar. Dulces, sandwiches y deliciosas elaboraciones que alegrarán tu tarde, ideales para reponer fuerzas antes de seguir descubriendo la ciudad. Encontrarás el Café Central en el número 14 de la calle Herrengasse.

Paseíto por el Stadtpark

Un paseíto siempre viene bien, de eso no cabe duda. Así que te recomendamos que le eches un vistazo al Stadtpark. Es uno de los parques más antiguos de la zona (fue inaugurado a mediados del siglo XIX). Además, hace las delicias de los locales y es uno de los puntos más valorados por los viajeros que visitan Viena. Por cierto, se encuentra en pleno centro de la ciudad, así que no tenemos excusa para no visitarlo. Se trata de unos jardines al estilo inglés, muy verdes y llenos de vida vegetal. No te olvides de echarle un vistazo al Kursalon, el principal edificio del parque. Aunque fue concebido como centro para terapias de hidromasaje, con el tiempo comenzó a acoger los principales bailes y conciertos de Viena.

¿Una vueltita en la noria?

Mira, te vamos a proponer que te subas en una noria. Pero, de verdad, no es una noria cualquiera. Valdrá la pena… confía en nosotros. Esta noria fue construida en 1897 para conmemorar los 50 años de reinado del emperador Francisco José. Tuvo que ser restaurada después de la II Guerra Mundial por los bombardeos. De los 50 vagones originales, conservaron 15 en funcionamiento. El resto sirve como piezas del pequeño museo que construyeron a los pies de la noria para contar su historia. 

Venga, unas compritas

Y, por supuesto, también tenemos un planecito preparado para los amantes de las compras. Si te apetece un poquito de shopping, te contamos cuál es la mejor zona para disfrutarlo. Kärntner Strasse y las calles del centro son la zona ideal para hacer tus compras. Encontrarás tiendas de lujo (y, oye, echarle un vistazo no está nada mal, ¿eh?). Pero, bueno, no te preocupes: hay tiendas adaptadas a todos los bolsillos, así que podrás vivir una experiencia completa igualmente. Ideal para comprar tus souvenirs y algún detallito para tu familia y amigos.

¿Quieres compartirlo?