¡Ay, la Toscana! ¿No os pasa que cuesta mantener el aliento solo con pensar en ella? La utopía de todo viajero y viajera que se precie, dicen algunos (no solo nosotros, lo juramos). La Toscana aúna tantas y tantas bellezas que podríamos decir que se adecua a todas las peticiones del viajero. Tanto si eres de mochila, maleta o turista gastronómico, ¡Toscana te lo da todo! Y nosotros no vamos a ser menos. No señora. Así que hemos llegado aquí para hablarte de 5 planes que no puedes perderte (de verdad de la buena, haznos caso) en nuestro viaje organizado a la bella Toscana. 

 

Un indispensable, el arte de Florencia

Suponemos que no querrás perderte admirar los estudiados detalles del David de Michelangelo Buonarroti. No te culparemos si así lo fuera, pero ¡qué maravilla! ¿Alguna vez has visto, aunque sea en fotos, esos detalles de las venas de su mano? ¿El corazón de su mirada? No podrás apartar la vista de esta escultura desde el instante en el que pongas un pie en la sala principal del Museo de la Academia

¡Ah! Y aquí viene un consejo. Pasad el mayor tiempo posible en la sala de escayolas de Bartolini. Y aún diríamos más, en esta sala busca la escultura de L’Inconsolabile, una reproducción de escayola de una de las demostraciones de amor más reveladoras. La mujer representada es Elena Mastiani Brunacci, esposa del fallecido Giovan Francesco Mastiani. Elena pidió al escultor Lorenzo Bartolini que la retratara con la infinita tristeza que la muerte de su marido había dejado en ella. De hecho, es tal la expresión de su rostro que, si os quedáis un rato observándola, os transmitirá un sinfín de emociones.

Y bueno, haznos un favor y admira el museo libre que ofrece la Piazza della Signoria (cerca se encuentra All’ Antiaco Vinaio, prueba sus lampredottos). ¡Una de sus esculturas guarda un gran secreto! En realidad no es tan secreto, pero seguro que podéis usar el dato para darósla de listos delante de algún amigo o amiga: si observáis la estatua de Perseo desde su parte trasera, veréis que en su nunca se dibuja una cara, al parecer el autorretrato de Benvenuto Cellini. Porque firmar tus obras de arte a la vieja usanza es para otro tipo de personas, no para el gran Cellini.

¿Y qué más os podemos decir? Pues un sinfín de cosas, la verdad. Nosotros recorreríamos el Ponte Vecchio una y otra vez a lo largo del día. Según la luz del día va cambiando, incide de una forma mágica en la pasarela de uno de los puentes más reconocidos de Italia. ¿Y qué me decís de la Piazza del Duomo? Posiblemente el lugar por el que muchos deciden visitar Florencia. Desde luego la Catedral de Florencia, el Campanille de Giotto y el Baptisterio de San Juan constituyen la joya de la corona de esta maravillosa ciudad.

 

Pisa es mucho más que una torre inclinada

Te lo juramos. La ciudad de Pisa tiene mucho más que ofrecer a sus visitantes. El encanto de sus calles, de su arquitectura típicamente toscana. Con esos edificios coloridos que limitan el río Arno y sus ventanales verdes. 

No decimos que no a hacer la foto de apoyo moral a la Torre de Pisa, cómo todo el mundo (entre todos lo conseguiremos). Pero quedaros un rato más en la Piazza dei Miracoli, os prometemos que no será en vano. ¡Es que su catedral tiene hasta una escultura de un burro en uno de sus rincones! No es un truco, buscádla y os prometemos que encontraréis un sinfín de detalles maravillosos. Como, por ejemplo, los portones del Duomo de Pisa. No solo es que estén repletos de grabados de pasajes bíblicos, sino que ¡hay esculturas que salen de estos mismos grabados! 

 

Existe un Manhattan medieval y ¡está en la Toscana!

No tiene nada que ver con la segunda entrega del Señor de los anillos, pero ¿sabíais que a la ciudad de San Gimignano la llaman la ciudad de las torres? Por esta razón también se refieren a ella como el Manhattan medieval. 

Lo sé, aún no sabéis el por qué porque no os lo hemos dicho. Pero es que es muy guay y queríamos mantener el suspense. ¡Allá va! Dentro de sus murallas se custodiaban 72 torres, de las cuales quedan en pie únicamente 13, ¡que ya es mucho! Estas torres fueron construidas por la aristocracia toscana para demostrar su poderío (obviamente hay que tener moneditas para tener una torre para ti solito, imaginaos). Entre ellas, podréis subir a la torre Grossa. Tiene 54 metros de altura (no por nada se llama Grossa), así que preparad bien vuestros pulmones y disfrutad de una de las vistas más inolvidables que vais a vislumbrar en mucho tiempo. O no, pero os prometemos que es precioso ver el pueblo desde esta perspectiva y más aún la inolvidable campaña toscana.

 

¿Quieres saber qué son los contrade de Siena?

Antes de llegar a Siena hay una cosa que debes de saber. ¡Y aquí estamos nosotros para contártelo! Si hay algo que caracteriza a esta ciudad medieval es porque históricamente se dividía en 17 barrios (contrade) que funcionan como organismos públicos y en los que cada contrade tiene un símbolo que se identifica con su nombre (aquila, bruco, chiocchiola, civetta, drago, giraffa, istrice, leocorno, lupa, nicchio, oca, pantera, selva, tartuca, torre, valdimontone).

Suponemos que ya lo habrás escuchado otras veces, pero de verdad que una de las cosas más mágicas que tiene Siena es algo tan simple como sentarse en medio de la Plaza del Campo y dejarte envolver por sus edificios medievales. O simplemente callejear por Via Bianchi di Sopra y Via Bianchi di Sotto o la Via di Città, las arterias principales y el corazón de la ciudad. Si mantienes los ojos abiertos no será difícil que encuentres en sus calles los mejores palacios medievales como el Palazzo Chigi Saracini, el Palazzo Piccolomini, el Palazzo delle Papese o la Loggia di Mercanzia.

 

La esencia Toscana

Sin duda, cuando uno piensa en la Toscana lo que le viene a la mente son esos campos infinitos de viñedos y olivos. Además, si nos dejáis ponernos exquisitos, cubiertos por una luz dorada que aún hace más mágico el lugar. Todo viajero que se precie quiere experimentar algo así, por lo que nuestro mayor consejo no puede ser otro: apuntaos a nuestro tour privado y dejaros llevar por la ruta toscana. Atravesad la comarca de Val d’Orcia, visitad Bagno Vignoni, Montepulciano (¿sabías que aquí se grabaron algunas escenas de “Crepúsculo”?) y, simplemente, ¡disfrutad!

¿Quieres compartirlo?