Saint Andrews, a la orilla del mar. Un paisaje idílico. Una ciudad pequeñita (de menos de 17.000 habitantes), pero con historia y, sobre todo, solera. Es una de las ciudades más antiguas del país. Y sí, es un punto imprescindible en cualquier viaje organizado a Escocia.

5 visitas que no puedes perderte en Saint Andrews

Hoy os traemos los cinco puntos de Saint Andrews que debéis visitar sí o sí en vuestro circuito por Escocia. Estamos seguros de que os encantará pasear por sus calles, sumergiros en su ambiente y conocer el día a día de sus gentes. Una experiencia diferente, enriquecedora y deliciosa en tus vacaciones.

Pasea por el centro histórico de Saint Andrews

Un paseíto por el centro de Saint Andrews es imprescindible. Te servirá para orientarte, pero también para conocer el ritmo relajado de la ciudad. Es un centro histórico bastante pequeñito, unas cuatro calles paralelas que concentran la esencia de esta pequeña ciudad. Pequeñas tiendas, cafeterías y barecitos son los protagonistas de esta zona. Un lugar ideal para comprar algún recuerdo o tomar un aperitivo mientras reponemos fuerzas. Pasear por sus calles es uno de las delicias que Saint Andrews guarda para ti.

Castillo de Saint Andrews

Ubicado al lado del mar, los orígenes de este castillo se remontan al siglo XII. Fue refugio de obispos y arzobispos de San Andrés. Un lugar totalmente dedicado al patrón de Escocia que fue testigo del paso de la historia de este sencillo país. Un espacio en el que los túneles de protección son los protagonistas. Una visita imprescindible en tu viaje organizado a Escocia.

La Universidad de Saint Andrews y su museo

Sí, aunque es una ciudad muy pequeñita, Saint Andrews cuenta con su propia universidad. Universidad en la que estudiaron reconocidas figuras como el príncipe Guillermo de Inglaterra y su esposa, Catalina de Cambridge. Cuenta con edificios dispersos por toda la ciudad, con muchísima belleza. Para los amantes de la prensa rosa, en sus pasillos se fraguó el amor de los futuros reyes de Inglaterra. (Además, toda la ciudad está llena de postales y recuerdos con la cara de la real pareja estampada. Un verdadero espectáculo, ¿a que sí?).

Playa de West Sands

Aunque el tiempo en Escocia durante el verano no invita demasiado a bañarse en la playa, un paseo bordeando la costa es una opción muy agradable. Imagínatelo: caminar junto al mar sintiendo la brisa fresquita y olvidándote de los rigores del verano español… Un verdadero alivio para los más calurosos. Además, encontrarás pequeños bares donde tomar un refresco, un café o picar algo con unas vistas maravillosas de la costa este de Escocia. Suena a planazo, ¿no?

Catedral de Saint Andrews

Y, por supuesto, la catedral de Saint Andrews es una de nuestras recomendaciones si visitas la ciudad. De ella tan solo quedan las ruinas, que nos permiten intuir su grandeza de antaño. Es una catedral realmente antigua, datada a principios del siglo VIII. Sus ruinas esconden muchos secretos y nos revelan por qué Saint Andrews fue una de las ciudades más importantes de toda Escocia. Una historia agitada, de numerosas destrucciones y reconstrucciones. Semiderruida durante la Reforma Protestante, sus piedras sirvieron de base para otros edificios de la ciudad.

¿Quieres compartirlo?