Encontrar 15 curiosidades sobre Copenhague y Malmö es una tarea francamente sencilla. Y es que estas dos ciudades son tan fascinantes que consiguen enganchar a todo aquel que las visita.  

Y es que es hoy son ellas las protagonistas de nuestro blog. ¿Con qué nos sorprenderán dos de las ciudades más importantes de Escandinavia? ¡Allá vamos!

¡Es el momento de Copenhague!

Casi un 30% de la población local utiliza la bicicleta como su principal medio de transporte. Copenhague es, por tanto, una de las ciudades más comprometidas con la movilidad sostenible. Es, en definitiva, una pionera en este aspecto.A pesar de esto, el ciclismo no es el deporte de los copenhagueses (mi mucho menos). Ellos (y ellas, por supuesto) son más de fútbol y balonmano.

Por cierto, Copenhague cuenta con uno de los sistemas de metro más famosos y reconocidos de toda Europa. Es más, fue reconocido como el mejor metro del mundo en el año 2010.

Copenhague significa “bahía de mercaderes”. Y es que “havn” significa puerto o muelle en danés y “koben”, mercaderes. De ahí derivó al alemán “Kopenhagen” o “Copenhague” español.

La Torre Circular es el observatorio astronómico más antiguo de Europa. Fue construido a mediados del siglo XVII y, actualmente, es uno de los monumentos más queridos de la ciudad.

La calle Stroget, en pleno corazón de la ciudad, es la calle peatonal más larga del mundo. Está formado por 5 tramos: Frederiksberggade, Nygade, Vimmelskaftet, Amagertorv y Østergade.

El famoso escritor Hans Christian Andersen vivió en Copenhague y ambientó muchos de sus escritos en esta mágica ciudad, especialmente en el barrio de Nyhavn.

La celebérrima cerveza Carlsberg nació en la capital de Dinamarca. Sí, sí: una cerveza 100% danesa. ¡No te puedes marchar de la ciudad sin probarla!

En el ayuntamiento de Copenhague se celebró el primer matrimonio gay de la Historia en 1989. ¡Un acontecimiento importantísimo!

Copenhague quiere dejar de lanzar emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera antes de 2025. ¡Un reto que nos beneficia a todos!

¡Turno de Malmö!

La ciudad acogió el Festival de la Canción de Eurovisión en 2013 después de que la cantante Loreen ganase el eurofestival el año anterior. El certamen se celebró en el Malmö Arena y es recordado como uno de los peores festivales de la década.

El escultor Carl Fredrik Reuterswärd  colocó la primera de sus estatuas en forma de pistola en contra de la violencia en esta ciudad. Desde entonces, réplicas de esta obra se han repartido por otras ciudades y continentes.

Malmö cuenta con la farmacia más antigua de Suecia, conocida como “la farmacia del león”.

Un puente gigante conecta Copenhague y Malmö. Así que sí, puedes ir de una ciudad a otra en autobús o en coche si te apetece.

Casi todos los habitantes de Malmö hablan inglés. Así que ya sabes, ¡no hay excusa para dejar de visitar la ciudad!

¿Quieres compartirlo?