Esos prados verdes de lienzo y sus lagos interminables convierten a Escocia en uno de los lugares más apetecibles del mundo para viajar. Pero esta tierra plagada de leyendas se vuelve aún más sobrecogedora en época navideña. ¿Te apetece vivir un fin de año en Escocia para singles para escuchar los sonidos envolventes de la gaita con las doce campanadas? Apunta estos lugares omnipresentes en los viajes organizados al país del whisky, las galletas de mantequilla y la falda de cuadros (kilt).

Fin de año en Escocia para singles

Cualquier agencia de viajes online es consciente del embrujo que causa un circuito organizado por Edimburgo, Skye y Glasgow para disfrutar de una Nochevieja especial en Escocia.

Different Roads te guía por un recorrido inigualable en el que el desfile de antorchas de inspiración vikinga celebrado en la capital es solo una de las numerosas alternativas con las que presumir en tu cuenta de Instagram el 31 de diciembre. Suma a esta cascada de fuego estas otras visitas imperdibles para exprimir tu fin de año en Escocia para singles.

Skye

Si apuestas por despedir diciembre rodeado de vegetación exuberante, Skye es el lugar más indicado. Te sorprenderán su terreno sinuoso plagado de riachuelos y sus cascadas cristalinas (Eas a’ Bhradain, los acantilados de Kilt Rock y las piscinas de las hadas, en Cuillin). Te enamorarás de la arena coralina a orillas de un mar turquesa en Claigan durante un trayecto que iniciarás en el pintoresco Kyleakin.

Embrújate con su puerto pesquero y las ruinas de Castle Moil, que perteneció a una princesa noruega. Igualmente, te convencerán las casas de colores de Portree, que conforman una de las estampas típicas recogidas por los turistas, así como la archiconocida imagen de Old Man of Storr, la roca alargada que se erige sobre la montaña y que podrás distinguir desde varios puntos de la isla.

No te olvides de fotografiar…

Las cabinas rojas desperdigadas por las bellas zonas verdes de Staffin y el faro de Nest Point, desde donde avistarás cormoranes, delfines y ballenas. Apuesta por el senderismo para explorar esta maravilla durante tu fin de año en Escocia para singles y no te olvides del impermeable y las botas de agua; ¡lloverá a mares! Claro, aunque siempre puedes esperar a que amaine en cualquiera de los encantadores establecimientos de Skye mientras degustas un postre casero como el bizcocho black bun con frutas confitadas.

Edimburgo

Si existe otra Nochevieja especial en Escocia, esa es la de Edimburgo. Aquí, el Hogmanay, como se denomina esta celebración en el país, destaca por las antorchas mencionadas con anterioridad y por otras actividades relacionadas con tradiciones ancestrales como bailar el ceilidh, la danza de los pueblos gaélicos. Esta fiesta interminable, de cuatro días, fija su atención en Princess Street y la plaza de St. Andrews, las zonas de reclamo. No en vano, es allí donde puedes patinar en la pista de hielo o subir a la noria después de probar el haggis de cordero o los neeps and tatties (puré de rábanos y patatas).

Fin de año en Escocia para singles

La Street Party y Harry Potter en Escocia

Música clásica, velas y castillos

Si te gusta vivir la última noche del año al aire libre, apúntate a la Street Party para bailar hasta el amanecer. ¿Eres más de música clásica? En ese caso, visita la catedral de St. Giles y asiste al Candlelit Concert, una deliciosa sesión musical a través de las velas para decir adiós al año.

Aprovecha para contemplar su monumentalidad, al igual que la de otros emblemas como el castillo de Edimburgo o el palacio de Holyrood, residencia de la reina de Inglaterra durante su estancia en Escocia. Añade a la lista la puesta de sol de Calton Hill, así como las casas de piedra y los puentes de Dean Village.

Glasgow

Llévate un recuerdo de tu fin de año en Escocia para singles visitando el mercadillo en George Square. Compra un juguete de hojalata al tiempo que degustas pan de jenjibre y almendras tostadas.

Si en lugar de patinar en su pista de hielo prefieres pasear por la naturaleza que representa a la ciudad más grande de Escocia, rinde visita a las tres crestas de la montaña Bidean nam Bian tras realizar una parada en Loch Lomond. Este lago icónico de Glasgow, que yace en el epicentro de un parque nacional, inspiró una vieja canción de amor famosa en el lugar.

Esquí, senderismo y ‘whisky’

Incluir Fort William, un pequeño pueblecito a orillas del lago Linnhe, te servirá para acercarte a las cataratas de Steall y para practicar esquí o senderismo. En esta área puedes conocer por dentro una destilería de whisky. No te vayas de Glasgow sin contemplar el escenario por el que atraviesa el Hogwarts Express, el tren de la exitosa saga Harry Potter, a la vera del lago Shiel​.

Imprégnate de la magia escocesa en un fin de año con un circuito organizado por Edimburgo, Skye y Glasgow. Comprueba de primera mano por qué Escocia es, para muchos, el país más bello del mundo… especialmente, en Navidad.

imagen

¿Quieres compartirlo?