Gengenbach es una ciudad pequeña, pero que vale totalmente la pena visitar en tu circuito organizado por Suiza y Alemania. La verdad es que pasear y descubrirla a tu propio ritmo es, básicamente, un planazo.

Un paseo por sus calles llenas de casas de cuento y cruzarse con sus amables vecinos nos parece una ideal genial para una mañana de verano. Y tú te preguntarás qué puedes hacer en esta pequeña perla de la Selva Negra, ¿no? Cero preocupaciones, hemos llegado para organizarte un plan de lo más genial en la adorable Gengenbach.

¿Pero tendré tiempo de ver Gengenbach en media mañana?

¡Y tanto! Hemos seleccionado las mejores visitas para que le saques todo el jugo a tu tiempo en Gengenbach. Tú relájate, lee, disfruta e imagina ese paseo rico por las calles empedradas.Sorprende que una ciudad tan pequeña cuente con unos lugares tan bonitos y llenos de encanto. ¡Arrancamos, viajeros!

Los callejones del Ángel y del Infierno

Sugerente nombre para comenzar a visitar Gengenbach, ¿no os parece? Te vas a sentir como en un cuento, de verdad. Parece un escenario recién sacado de “La Bella y la Bestia” para ser sinceros. Las puertas están decoradas con algunas piezas de madera y las fachadas con plantas. Si ves un sillón, puedes sentarte. Si ves una pequeña librería, puedes coger el libro que quieras. Este callejón está pensado para que lo disfrute quien lo visita. ¿A que es una iniciativa genial?

Rathaus, su sólido ayuntamiento

Un edificio clásico, sólido y con una decoración muy cuidada. Así es la Rathaus (ayuntamiento) de Gengenbach. Cuenta con un pequeño parquecito con bancos en los que puedes sentarte a descansar y contemplar el ir y venir de sus gentes. La casa del pueblo destaca por la decoración de sus pequeñas ventanas, llenas de flores de coloridos tonos. Relájate y disfruta de las vistas en pleno centro de la ciudad. ¡Ya nos contarás si te sorprende este peculiar edificio!

La Abadía Benedictina y la Iglesia de Santa María

La abadía puede presumir de ser uno de los edificios más antiguos de la ciudad, aunque actualmente es una sede universitaria. Pero, para ser sinceros, la Iglesia de Santa María se llevará todas tus atenciones. Una iglesia no demasiado grande, pero con algunas sorpresas que te dejarán con la boca abierta. Sus frescos, los principales protagonistas. Sus columnas, una maravilla para la vista. Una visita más que obligatoria en tu mañana en Gengenbach, no lo dudes.

Plaza del Mercado

Otra de las más bellas plazas de todo Gengenbach. Vale realmente la pena pasear por sus alrededores e ir sorprendiéndose con la arquitectura de cuenta que inunda la ciudad. Los miércoles y sábados por la mañana decenas de agricultores ponen sus puestecitos y abastacen a los más clásicos con sus frutas y verduras. Si pasas por Gengenbach un día de mercado, acércate para probar sus deliciosas y refrescantes frutas

Palacio de Löwenberg

Ubicado en esta plaza, se trata de de un edificio de estilo renacentista. Ahora mismo es un museo en el que encontrarás exposiciones de todo tipo y realmente muy interesantes. Vale la pena pasear por sus pasillos y descubrir un poquito más de la cultura de esta pequeña ciudad.

¿Quieres compartirlo?