En el transcurso de la historia, la arquitectura ha tenido además de una utilidad práctica, una función simbólica. Las grandes civilizaciones han llegado hasta nuestros días gracias a sus grandes construcciones, palacios y mausoleos, la arquitectura como símbolo de poder y perdurabilidad en el tiempo.
La arquitectura soviética quería reflejar la pequeñez del hombre ante la grandeza, poder y capacidad económica del triunfante socialismo, por esta razón, en 1947, Stalin puso en marcha la edificación de ocho rascacielos que celebrarían el octavo centenario de Moscú y harían de la capital rusa un referente de modernidad.
Los 8 rascacielos de Stalin competirían con los rascacielos de las grandes ciudades occidentales, con ello quería demostrar el triunfo del comunismo sobre el capitalismo, aunque las diferencias respecto de sus competidores fueron notables y dicho triunfo, relativo.
La octava torre nunca llegó a construirse, pero los 7 flamantes rascacielos Moscú, conocidos como las 7 hermanas de Rusia, forman parte de los imprescindible que hay que ver en Moscú, siguen definiendo el Skyline de la capital rusa y son lugares que no puedes perderte al visitar Rusia.
A diferencia de los rascacielos occidentales, cuyo uso estaba destinado mayoritariamente a oficinas, los edificios soviéticos tuvieron usos diversos.

Dos se construyeron como hoteles y lo siguen siendo:

– Hotel Leningrado
El Hotel Leningrado alcanza los 136 metros y domina la plaza Komsomolskaya. Tras una profunda rehabilitación, en 2008 se reinauguró como Hotel Hilton Moscow Leningradskaya

Hotel Hilton Moscow, Rusia
Hotel Hilton Moscow, Rusia

– Hotel Ucrania Moscú
El Hotel Ucrania tiene 198 metros y es la segunda torre más alta de las “Siete Hermanas”. Durante veinte años fue el hotel más alto del mundo y ahora el segundo hotel más alto de Europa. Tras unos años de profunda remodelación, en 2010 abrió sus puertas como el Radisson Royal Hotel.

Hotel Radisson Blu Moscú, Rusia
Hotel Radisson Blu Moscú, Rusia

Dos, eran y aún son, edificios administrativos:

– Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia
Este rascacielos de 172 metros de altura se encuentra en la plaza Smolenskaya-Sennaya y sigue cumpliendo su función inicial, aunque actualmente para la Federación Rusa.

Ministerio Asuntos Exteriores Ruso, Rusia
Ministerio Asuntos Exteriores Ruso, Rusia

– Edificio de la Plaza de la Puerta Roja
Creada en su día para albergar el Ministerio de Industria Pesada, sigue teniendo funciones ministeriales, siendo hoy la sede del Ministerio de Transporte, de la Bolsa y de otras instituciones. Ha sido rebautizado como el Edificio de la Plaza de la Puerta Roja.

Dos de los rascacielos se construyeron para albergar viviendas, soviéticas… de lujo y hoy son, apartamentos… de lujo:

– Edificio de viviendas en Kotélnicheskaya Náberezhnaya
Este espectacular edificio de 32 plantas mide 176 metros de altura y fue construido para albergar viviendas. En él residían altos funcionarios de estado y clases privilegiadas soviéticas. Hoy en día son apartamentos de lujo muy solicitados en Moscú.

Edificio Kotélnicheskaya Náberezhnaya, Rusia.
Edificio Kotélnicheskaya Náberezhnaya, Rusia.

-Igualmente el Edificio de viviendas de la Plaza Kúdrinskaya, también fue residencia de la clase alta soviética, y en la actualidad pisos muy cotizados.

Edificio Kúdrinskaya, Rusia
Edificio Kúdrinskaya, Rusia

-Y la última de ellas es un edificio universitario, la Universidad Estatal de Moscú.
El edificio de la Universidad es el más grande de los siete rascacielos, su torre principal mide 240 metros y tiene 36 plantas y se dice que entre todas sus dependencias hay más de 5000 habitaciones y más de 30 km de pasillos. Es una verdadera ciudad universitaria.
Que se decidiera ubicar la sede de la Universidad en la torre más grande va más allá del simbolismo. El zar cerró la universidad en diversas ocasiones, ya que allí se originó uno de los primeros movimientos sociales en su contra. Tras la Revolución socialista, la educación se abrió a las clases populares y la gratuidad de la enseñanza universitaria fue uno de los pilares del régimen comunista.

Lomonosov Moscow State University (Universidad de Moscú), Rusia
Lomonosov Moscow State University (Universidad de Moscú), Rusia

Este estilo se extendió fuera de sus fronteras, son regalos de Stalin el Palacio de Cultura y Ciencia de Varsovia y la Academia de Ciencias de la República Socialista Soviética de Letonia en Riga.
Son grandes las diferencias entre los rascacielos de Stalin y los de las potencias occidentales, como los de Chicago o Nueva York. Aunque el régimen soviético presumía de la innovación que suponían sus torres, sus estructuras eran mucho más pesadas, de acero y bloques de hormigón. Pero es innegable que su belleza es uno de los motivos para viajar a Rusia y son de los lugares más fotografiados por el turismo en Moscú.
¡Hay tanto que ver en Moscú! Además de los imponentes siete edificios de Stalin, son de gran belleza la Plaza Roja, el espectacular Metro de Moscú, el Kremlin, el Teatro Bolshói… viajar a Rusia al menos una vez en la vida es imprescindible, no solo para los amantes de la arquitectura, también para los amantes del arte, la historia y las ciudades vibrantes. Si viajas con Different Roads, podrás descubrir cada uno de los Tesoros de Rusia Imperial

Kremlin de Moscú, Rusia
Kremlin de Moscú, Rusia

¿Quieres compartirlo?