Oh, la bella Toscana. Considerada uno de los lugares más bellos del mundo. Quizás por gran riqueza artística y arquitectónica o por su valor histórico. También su gran riqueza gastronómica, sus vinos, no nos olvidemos de sus vinos. Por no hablar del romanticismo que emanan sus paisajes lo convierten en una mezcla perfecta que no podemos perdernos. La zona perfecta para coger el coche y viajar a tu aire. Sei pronto? Cominciamo

1. Florencia

Capital de la Toscana y cuna del Renacimiento. Ha sido testigo del paso de grandes artistas como Miguel Angel, Dante o Boticelli. Perderse por su casco histórico, disfrutando de cada una de sus maravillas arquitectónicas es una experiencia única. ¡Hay cosas que ver a cada paso!

No puedes perderte la Piazza del Duomo, situada en el corazón de la ciudad, con su Catedral de Santa María del Fiore, una de las más grandes y impresionantes de la cristiandad. Surfeando sus calles encontrarás con el Campanile, el campanario de Giotto y el Baptisterio ¡Es el edificio más antiguo de toda Florencia! Otro must es dar un paseo por la Piazza della Signoria. Dónde se encuentra el Palazzo Vecchio y el Ponte Vecchio, el más antiguo de Europa y uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. ¡Que se vayan preparando los likes de Instagram! Y hablando de likes… Si eres un e-na-mo-ra-do de los atardeceres no puedes ir a otro sitio que no sea la Piazzale Michelangelo. ¡Quedarás impresionado!

Florencia

Como buena cuna del arte, una parada imprescindible también la visita la Galería Uffizi. Una de las colecciones de pintura más ricas y famosas del mundo. Tendremos una cita con Botticelli, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael o Tiziano. ¡Casi nada! También tenemos la Galería Academia, uno de los museos más importantes de la ciudad. Dedicado a escultura y pintura. Es donde se encuentra actualmente una de las esculturas más famosa del mundo: el David de Miguel Angel. 

2. Siena

Pequeñita pero matona. Así podríamos resumir la esencia de esta maravillosa ciudad. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1995 por su valor como representación de una ciudad medieval.

Una de las mejores cosas que hacer en Siena es darte un paseo sin rumbo por su encantador entramado de callejuelas y plazas. En ellas podrás encontrar preciosos palacios como el de Salimbeni.  Disfrutarás de la hermosa arquitectura de la Piazza del Campo, considerada una de las plazas más bellas de Europa. En ella encontrarás el Palazzo Comunale, con su impresionante Torre del Mangia, y la Fuente Gaia. 

Siena

Imprescindible también la visita a su Duomo, de una belleza incomparable. En su interior encontraremos un sinfín de tesoros artísticos, con obras de Pisano, Donatello, Miguel Ángel o Bernini. Si queremos seguir impresionándonos, no podemos dejar de ver El Baptisterio de San Juan, que se encuentra bajo el altar mayor. Si te encantan unas buenas vistas debes subir al mirador del Panorama del Duomo. ¡IM-PRE-SIO-NAN-TE!

Además, si tu visita coincide con las fechas señaladas del 2 de julio y el 16 de agosto, podrás disfrutar de una de las celebraciones más importantes de Italia, la Fiesta del Palio, celebrada anualmente en la Piazza del Campo y declarada Patrimonio de la UNESCO. 

3.  Val D’Orcia

Es el paisaje por excelencia que nos viene a la mente cuando pensamos en La Toscana. Colinas, serpenteantes caminos de cipreses, repletos de viñedos, campos de trigo y girasoles a nuestro paso. El Val D’Orcia, constituido como parque natural, artístico y cultural, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004.

En esta zona se encuentran algunos de los pueblos más bonitos de la Toscana, y el lugar de origen de algunos de sus vinos más prestigiosos de toda Italia. Aunque también es famoso por otros productos como el aceite, la miel, el queso, sus embutidos y el azafrán, cultivado en el valle desde la Edad Media. Una zona llena de delicias.

Val D’Orcia

Entre los muchos lugares a visitar, destacamos Pienza, la localidad más significativa, ya que su casco histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Te dejarán con la boca abierta su catedral y el Palazzo Piccolomini, que fue residencia de verano del Papa Pio II. Seguimos la ruta por Montalcino, una pequeña ciudadela medieval asentada entre colinas de gran valor artístico e histórico. Entre esta variedad de pueblos preciosos tenemos Montepulciano, una preciosa ciudad amurallada, llena de palacios e iglesias renacentistas conocida por el vino de Nobile.

San Quirico, una pequeña y encantadora localidad. Lugar de descanso para los peregrinos de la antigua Vía Francígena. ¡Aún conserva restos de sus puertas y muros medievales! Podemos visitar Bagno Vignoni, unas termales naturales reconocidas desde la época romana por sus aguas calientes y curativas o también Podere Belvedere. Se trata de una pintoresca casa, rodeada de cipreses que es uno de los símbolos de la zona.  La típica imagen de las postales. Como veis es la zona perfecta para coger el coche y perderte entre tanto pueblo lleno de magia.

4. Lucca

Llamada la ciudad de «las 100 torres y las 100 iglesias». Es otro de los lugares más bonitos que ver en La Toscana. Esta ciudad nunca fue atacada, por lo que conserva intactas sus murallas medievales que rodean la ciudad, originales del siglo XV. ¡Toda una maravilla! Actualmente se pueden recorrer andando, y desde allí podremos gozar de unas impresionantes vistas de la ciudad. 

Su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad. En él destaca la Plaza del Anfiteatro, considerada única en el mundo por su  forma ovalada. Esta plaza se levantó sobre un antiguo anfiteatro romano del siglo I. Desde la Vía Fillungo llegaremos al  Duomo, la catedral de Lucca y la Torre de las Horas, la más alta de la ciudad, desde donde podemos subir a ver Lucca desde lo alto. 

Lucca desde el aire
Lucca desde el aire

No puedes perderte tampoco el Palacio y la Torre Guidini, que se conserva desde época medieval, La Casa Guinigi, la impresionante fachada de la iglesia San Michele in Foro, o la Basílica de San Frediano.

Desde Lucca tendrás además la posibilidad de acercarte a Cinqueterre. Cinco bellos pueblos enclavados en los riscos de la costa, considerados Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad desde 1997. Uno de los lugares más bonitos del mundo.

Desde Lucca también puedes visitar la ciudad de Pisa. Dónde podrás visitar la Piazza dei Miracoli, donde se encuentra la famosisima Torre Inclinada. Desde la torre disfrutarás de las increíbles vistas de esta plaza, donde además encontrarás otras maravillas como El Duomo, el Baptisterio de San Giovanni,  la Catedral de Santa Maria Assunta, el Campanile y el Cementerio Monumental.

5. El Valle de Chianti

Otro de lo lugares naturales que no te puedes perder en esta zona. Con sus paisajes naturales, típicos de la campiña toscana. En esta zona también podemos encontrar pequeños pueblos históricos, asentados entre montañas, olivos y viñedos a lo largo de una ruta realmente espectacular. 

Valle de Chianti
Valle de Chianti

Entre los pueblos más bonitos destacamos Greve, con su hermoso casco histórico. Montefiorale, un pequeño pueblo lleno de flores, situado en lo alto de una colina. Además de Panzano o Radda, una localidad amurallada con castillos medievales. ¡Todo un viaje al pasado!

Otro gran atractivo de Chianti es su gastronomía, basada en productos mediterráneos. Excelentes aceites vírgenes, quesos, embutidos, miel, dulces y los vinos  nos están esperando. Esta región está repleta de viñedos y bodegas. Toda una experiencia si eres fan de unos buenos caldos.

Sin duda, La Toscana no te dejará indiferente, con razón es una de las regiones con más encanto del mundo y toda una experiencia para tus sentidos.

¿Quieres compartirlo?