Y después de esa primera y apasionante jornada, continuamos con nuestro viaje a Madrid. Intentaremos daros las claves para disfrutar a tope de todas las opciones que nos ofrece la capital de España para vivir una experiencia increíble.

Después de reponer fuerzas con un potente desayuno llega la hora de lanzarse a la ciudad y seguir descubriendo los tesoros que la gran Madrid guarda para nosotros.

Mañana en el Retiro

El Retiro es el Central Park español. Y no, no estamos exagerando. Guardando las distancias, este gran parque madrileño es un lugar de encuentro y relax para locales y visitantes. Un relajante paseo por sus jardines es el mejor plan matutino con el que podemos pasar nuestra segunda mañana en Madrid. El Palacio de Cristal es uno de los lugares más especiales del complejo y una visita obligatoria si pasas unos días en la ciudad. Sumérgete en su especial atmósfera y deja volar tu imaginación. Una experiencia única y muy especial, ideal si viajas con tu pareja o con alguien especial.

Hora de comer

Si quieres degustar los mejores huevos fritos de Madrid, Casa Lucio te está esperando. Es uno de los restaurantes más conocidos (y reconocidos) de toda la capital. Lugar de culto para la escena indie, pero también para los más glamourosos de la ciudad. Ya sabes, no te lo puedes perder. Encontrarás Casa Lucio en el número 35 de la calle de la Cava Baja, en pleno centro de Madrid. ¡Ya nos contarás qué tal! Un acierto seguro, ya verás.

Mírala, mírala, la Puerta de Alcalá

La calle Alcalá es una de las más largas de la ciudad (y de las que tienen más vida junto a la Gran Vía). La Puerta de Alcalá es una parada casi obligatoria en tu viaje a Madrid, así que ya sabes: a fotografiarla y a cantar la canción. Un poco típico quizá, pero, oye, vale la pena. Estás en Madrid y hay que aprovechar la ciudad a tope y sin complejos. El Círculo de Bellas Artes (puedes subir a su terraza y observar la ciudad desde las alturas) y la Cibeles son otros dos puntos imprescindibles de cualquier visita a Madrid.

Atardecer en el Templo de Debod

El Templo de Debod es una de las zonas más místicas de la ciudad. Un pequeño recinto de figuras abstractas en el que descansar y ver cómo el cielo va bajando lentamente hasta desaparecer. Una despedida perfecta para tu segundo día en Madrid. Siéntate a pensar, a dejar correr tu imaginación y a disfrutar de este viaje con los tuyos. Vuelve al hotel y prepárate para disfrutar de un buen musical.

La Gran Vía más musical

Si te apasiona este género, Madrid es tu ciudad. Aunque la Gran Vía no es Broadway. encontrarás obras de teatro y musicales de gran nivel en esta avenida de Madrid. Te recomendamos que consultes la cartelera de los principales teatros y te decantes por el espectáculo que más ilusión te haga. ¡Valdrá la pena!

Y tú, ¿cómo descubrirías el Madrid más especial? ¡Nos leemos!

¿Quieres compartirlo?