Si queremos disfrutar de una experiencia completa en nuestro viaje a los Países Bálticos, no podemos perdernos la visita a Sigulda. Uno de los pequeños pueblos más interesantes y con más historia de Letonia. Se sitúa en el interior del Parque Nacional de Gauja, al noreste de Riga.

No es raro quedarse encantado al descubrir este bonito paraje al que muchos llaman “la Suiza letona”. Y es que sus impresionantes bosques verdes de los que sobresalen torres de castillos. ¿Suena a cuento, no? Por esta pequeña ciudad discurre el río Gauja, uno de los más largos de Letonia y que desemboca en el mar Báltico. Todo un encanto natural.

Además Sigulda nos tiene guardadas algunas joyitas que no podemos perdernos. ¿Las descubrimos?

Castillo de Turaida

Uno de los puntos más visitados de este Parque Nacional es el Castillo de Turaida. Un gran fortín medieval de ladrillo rojo, que data de 1214 y que quedó arrasado tras un incendio en 1776. Tras más de 200 años de abandono, se inició su reconstrucción en 1970.

Castillo de Turaida
Castillo de Turaida

El imponente castillo se encuentra dentro de un complejo conocido como Reserva Museo de Turaida. En él se pueden visitar ruinas de viviendas de la época, talleres de artesanos y exposiciones sobre la historia del castillo. ¡WOW!

Castillo Medieval de Sigulda

Construido entre 1207 y 1226 en realidad lo que queda hoy en día son sus ruinas, ya que fue destruido tras la Gran Guerra del Norte en 1700. Podremos recorrer sus antiguas murallas de piedra o subir a las torres que siguen pie. Incluso ver una exposición de armas medievales. Además podremos que simulan la vida medieval y las costumbres del castillo en los tiempos de los Hermanos Livonios.

Castillo medieval de Sigulda
Castillo medieval de Sigulda

Desde lo alto de una de las torres se obtienen unas fantásticas del Parque Nacional, sus frondosos árboles y, de lejos, el castillo de Turaida. Unas vistas que te enamorarán.

Nuevo castillo de Sigulda

De estilo neogótico y finalizado en 1878 es sede hoy en día del Consejo Regional de Sigulda. Por lo que no está abierto al público de forma general. En algunas excepciones se celebran actividades y talleres de artistas para el público. Aún así, los jardines que rodean el castillo bien merecen una visita. Un lugar realmente espectacular.

Nuevo castillo de Sigulda
Nuevo castillo de Sigulda

Una curiosidad de este castillo es que en el periodo de entreguerras fue conocido como el Castillo de los Escritores. Fue el lugar usado por escritores y periodistas para llevar a cabo sus trabajos como gremio.

Pilares de luz de Sigulda

Por último, os dejamos una curiosidad de esta preciosa zona. Si tenéis la suerte de viajar a la zona del báltico durante el mes de diciembre, podréis ver uno de los espectáculos naturales más bellos. Estos son los pilares de luz de Sigulda. Gracias a la acumulación de cristales de hielo suspendidos en el aire, se forman misteriosas columnas de luz que se ramifican y se difuminan en lo alto en el cielo.Sin duda un espectáculo único y singular.

Pilares de luz de Sigulda
Pilares de luz de Sigulda

¿Quieres compartirlo?