6 rincones esenciales de fotos en nuestro tour Croacia y joyas del Adriático

¿Sueñas con visitar lugares mágicos y conectar con los paisajes más maravillosos del mundo? Entonces te recomendamos el tour a Croacia. 

Podrás descubrir lugares increíbles como Mostar y Eslovenia en una completa ruta por las ciudades más esenciales del Adriático. Calles medievales, playas y edificios históricos podrán acompañarte en esta experiencia diseñada por expertos al detalle. 

Como ya sabemos, este destino tiene algo que cautiva, pero, ¿dónde podremos encontrar los mejores rincones de fotografía para transformar todos nuestros recuerdos fotográficos en obras de arte? ¡A continuación te lo mostramos!

Explora los seis sitios esenciales y perfectos para una sesión fotográfica en Croacia, y que podrás visitar con nuestro tour Croacia, joyas del Adriático. ¿Preparado?

 

1. Maravillas de Dubrovnik

Una de las ciudades más bellas de Croacia, donde tendréis la oportunidad de descubrir los secretos del casco histórico medieval. Además, podréis ver el increíble monasterio franciscano y la catedral. 

En este lugar, podréis disfrutar de una magnífica instantánea con las vistas del mar en un lado y los edificios característicos croatas al otro. 

Como curiosidad, a lo largo de toda la historia de esta ciudad ha habido una calle que destaca sobre el resto. La “Placa” o Stradun. Es el lugar en el que desembocan todas las calles. ¿Sabías que apareció en Juego de Tronos? ¡Se utilizaron cerca de quinientos extras para grabar la escena del Paseo de la Vergüenza de Cersei en su quinta temporada!

En Stradun encontraréis la mayoría de monumentos, restaurantes y tiendas, por lo que está llena de cajeros automáticos para conseguir la moneda croata. De este modo, será más sencilla la experiencia de nuestras compras. 

 

Paseando por Dubrovnik.

2. Isla de Korcula

Según la leyenda, la Isla de Korcula es el lugar de nacimiento del famoso explorador Marco Polo. El paisaje que rodea esta ciudad está formada por viñedos verdes y un espectacular mar azul. ¿Te imaginas pasear por estas calles?

Según muchos turistas, la Isla de Korcula no tiene casi turistas a diferencia con otras zonas, de forma que puedes caminar tranquilamente y hacerte fotos geniales sin necesidad de retocar a los viajeros que aparecen detrás. 

¿Recordáis las maravillas del lugar anterior? Pues la belleza que comparte esta isla es similar a la de una pequeña Dubrovnik. Podremos ver una península que se adentra en el Adriático, preciosas calles estrechas y unos palacios fascinantes. 

Si os apetece descubrir un cuento abierto en forma de paisaje, la Isla de Jorcula os encantará sin duda. Sin duda, tomar una cena en una terracita disfrutando de la puesta del sol no tiene desperdicio en este paraje. 

 

En las aguas de la magnífica Isla de Korcula.

 

3. Mostar

Una de las ciudades más conocidas del país vecino en la que podremos disfrutar de calles medievales, entrañables mercados artesanales y un Puente Viejo muy famoso. Este puente fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2005, ya que es el lugar más visitado de la ciudad. 

Del mismo modo que con el Puente Viejo, Mostar tiene otros atractivos turísticos. El área que rodea la ciudad fue incluida en el Patrimonio Mundial al ser una zona de convivencia de ciudadanos de distintas religiones y comunidades. Una prueba de ello es la Casa Biscevica, la Casa Muslibegovic o las propias calles de la ciudad. 

¿Sabías que la región de Herzegovina está repleta de mezquitas? En la propia Mostar podrás encontrar dos de las principales: la Mezquita Karadjoz-Bey y la Mezquita Kosko Mehmed Pasha, ubicada cerca del puente. 

Además de todo ello, Mostar sufrió diversos ataques durante la Guerra de los Balcanes. Muchos edificios pudieron salir adelante a pesar de quedar marcados por las huellas de batalla. Muchos de estos edificios permanecen intactos como memoria hacia las nuevas generaciones sobre lo que no se debería repetir. Este es el caso de la Sniper Tower o el Hotel Neretva. 

 

Increíbles vistas en Mostar.

 

4. Ljubljana

Una ciudad de cuento que preserva toda la belleza Eslovenia. Además de ser la capital de Eslovenia, es la ciudad más grande de Croacia y se conoce por su población universitaria y sus verdes zonas naturales, como el gran parque Tivoli.

En el caso de nuestro tour,  un encantador guía local nos mostrará el casco antiguo que recoge la esencia de Ljubljana, donde están la catedral de San Nicolás, el Ayuntamiento y la Plaza Preseren. 

¿Sabías que en el museo de esta ciudad podrás encontrar la Rueda de Madera más antigua del mundo? ¡Ljubljana está repleto de secretos y belleza! 

A parte de su Casco Histórico, un lugar especial que podemos encontrar es el barrio de Metelkova. Se trata de unas calles habitadas por artistas bohemios que comparten su arte urbano. Podrás nutrir tu creatividad a través de las piezas más artísticas de la ciudad. 

 

Ljubljana y su mágico encanto.

 

5. Parque Nacional de Plitvice

Y ahora volvemos a Croacia por todo lo alto. ¿Imaginas un recorrido entre senderos junto a lagos, cataratas y cascadas de ensueño? Si es así, bienvenido al Parque Nacional de Plitvice. Y qué mejor forma para visitar este fantástico lugar que mediante una travesía en barco por el lago de Kozjak hasta el lago de Galovac. 

Este parque está situado en la región de Lika y fue declarado parque nacional en 1949, además de catalogado en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1979, con una ampliación en el 2000. 

Además de todo ello, descubriréis que este parque contiene una gran cantidad de abetos, pinos, hayas y vegetación tanto alpina como mediterránea. En cuanto a la fauna, en este lugar habitan animales como el oso pardo europeo, el lobo, el águila, el búho, lince, gato montés y urogallo, junto a otras comunes especies. ¿Sabías que, además de estas increíbles criaturas, se ha encontrado un mínimo de 126 especies de aves? ¡Te retamos a contarlas!

 

Foto exótica del Parque Nacional de Plitvice.

6. Split

Por último, pero no menos importante, la ciudad de Split. Es una zona famosa por sus playas, un sorprendente ambiente nocturno y su increíble historia originaria por el Imperio Romano. 

El centro antiguo de Split rebosa la cultura y raíces de la ciudad. Fue fundada en el siglo IV, cuando el emperador Diocleciano ordenó la construcción de su palacio, donde habitaría tras retirarse de su vida política. 

Esta zona se encuentra a casi 400 kilómetros de Zagreb, capital de Croacia. Está rodeada por las cordilleras Kozjack y Mosor, además de las aguas de la costa croata continental. Como dato (muy esperado de un país con tanta belleza), las calles medievales y restos romanos de Split fueron declarados como Patrimonio de la Humanidad. 

En el caso de nuestro tour, conoceremos esta ciudad tan magnífica de la mano de un guía local visitando, además del centro y el Palacio Diocleciano, la Catedral de San Diomo, el Templo de Júpiter y el Ayuntamiento. ¡Qué ganas de viajar! ¿Te apuntas?

 

El espectacular puerto de Split.

¿Quieres compartirlo?