Más allá del cuento de Hans Christian Andersen, la Sirenita de Copenhague guarda una historia que merece la pena conocer. Descubre la verdadera historia que inspiró la leyenda de esta especial sirenita de la mano de Different Roads.

La Sirenita de Copenhague: una leyenda poderosa

La leyenda de la Sirenita es una de las más conocidas del mar Báltico. Cuenta la historia que un par de marineros se encontraban sumidos en sus rutinarias tareas. De repente, uno de ellos escuchó una dulce voz que cantaba con voz melancólica e iba enamorándole. Se trataba de una sirena que, al ver el curtido rostro del marinero comenzó a sentir también un inmediato amor. El flechazo fue tan fuerte que la sirena decidió perder su inmortalidad y dejar atrás su mundo mágico y submarino.

A pesar de este prometedor comienzo, el final de la historia es mucho más triste. El marinero se casó con otra dama y el corazón de la sirenita se rompió en mil pedazos. Ella, desesperada, decidió arrojarse al mar para perder la vida. Una leyenda poderosa que fue tomada por el talentoso Hans Christian Andersen y que se convirtió en uno de los éxitos de Disney en los años 80 y 90.

¡La historia trasciende!

A principios del siglo XX, Carl Jacobsen, fundador de la marca de cerveza Carlsberg, decidió hacer un regalo muy especial a la ciudad de Copenhague, una estatuta de la sirenita. La obra fue esculpida por el artista local Edvard Eriksen. Según se cuenta, intentó convencer a Ellen Price, reputada miembro del ballet real, de que posara semidesnuda para la estatua. La bailarina se negó, pero Eriksen se inspiró en su angelical cara para dotar de expresión a la estatua. Las malas lenguas aseguran que el torso semidesnudo pertenece a la esposa del escultor. Desde entonces, esta curiosa sirenita contempla con añoranza el mar Báltico.

La dura existencia de la Sirenita de Copenhague

Desde su inauguración, la historia de esta estatua ha sido bastante desoladora. El monumento ha recibido numerosos ataques, aunque no ha perdido la belleza y personalidad que la caracteriza.

Fue decapitada en dos ocasiones y uno de sus brazos desapareció durante dos días (y reapareció misteriosamente a su lado). Además, ha aparecido pintada de rosa, de verde e incluso cubierta por un burka. Maltratada por el tiempo, todavía sigue siendo uno de los principales iconos de la ciudad. Y, además, es un orgullo para los daneses, que la consideran un símbolo nacional. Si eres de esos románticos que aman las historias de amor, no te puedes perder una visita a la Sirenita de Copenhague. Si viajas con Different Roads tienes dos opciones, nuestro circuito organizado a Fiordos y Copenhague y nuestro tour organizado por el Norte de Alemania y Copenhague. ¿Con cuál te quedas?

¿Quieres compartirlo?