Si eres de esos viajeros que gustan de los periplos exóticos que incluyen puntos turísticos originales plagados de buenas historias, no puedes dejar de visitar las cuevas subterráneas de Núremberg en tu próximo viaje organizado a Baviera. En efecto, es uno de los principales atractivos de la ciudad natal del pintor Alberto Durero, el más famoso del Renacimiento alemán.

Se trata de un misterioso laberinto de bodegas y pasadizos secretos bajo tierra que, en algunas zonas, tiene hasta cuatro niveles de profundidad. Fue excavado durante varios siglos. Miles de leyendas y momentos importantes de la historia de Núremberg se han desplegado allí y, por ello, es una cita obligada dentro de tu circuito organizado por Baviera. Prográmala para tu próximo verano. Como anticipo, te comentamos algunos de los enigmas que permanecen escondidos en sus cuevas hasta nuestros días.

viaje organizado a Baviera

Viaje organizado a Baviera: volver al pasado

Desde fines del siglo XIV, estas cuevas subterráneas fueron utilizadas como cámaras en las que se dejaba fermentar y acopiar la cerveza artesanal del lugar. Curiosamente, en la actualidad, la cervecería Hausbrauerei Altstadthof madura y almacena sus productos en una porción de este singular mundo subterráneo. Podrás descubrirlo en el llamado «tour de la cerveza», excursión en la que es posible saber más sobre la fabricación de la cerveza roja típica.

También, en los tristes años de la Segunda Guerra Mundial, estas majestuosas cuevas fueron el refugio antiaéreo ante los bombardeos que pusieron a Núremberg y a sus habitantes en peligro. Allí se protegió el patrimonio artístico alemán y salvaron su vida cientos de personas. Muchas historias y mitos han surgido bajo tierra. La mayoría de ellas se cuentan en el denominado «tour en la oscuridad», una visita guiada al histórico Felsengänge en horas de la noche y casi en plena penumbra.

Durante tu viaje organizado a Baviera advertirás que esta era una zona de conflicto por aquellas épocas. Capital espiritual del régimen nazi, era la metrópoli alemana predilecta de Adolf Hitler quien la bautizó como «la ciudad de los desfiles del Tercer Reich». Allí mandó edificar un gigantesco campo de pruebas de zepelines (de unos once kilómetros), un estadio, un palacio de congresos (nunca se terminó de construir) y la famosa Grosse Strasse o «calle de los desfiles» donde se concentraban hasta medio millón de seguidores fanáticos.

Si cuentas con algunas horas libres en tu circuito organizado por Baviera, no dejes de visitar el Centro de Documentación en la ya mencionada sala de congresos nazi. Allí te informarán sobre aquellos años oscuros. Te impresionará saber que los máximos jerarcas del régimen fueron juzgados, entre 1945 y 1946, cerca de allí, en el Palacio de Justicia. ¿Por qué allí? Porque Núremberg fue la capital simbólica del nazismo y porque dicha sala de juicios conecta, subterráneamente, con la prisión adyacente.

En tu viaje organizado a Baviera también podrás conocer el histórico Búnker del Arte. Se encuentra en la colina del castillo y constituyó el mayor refugio de artes plásticas durante la Segunda Guerra Mundial. Oculto en las rocas, salvó de los bombardeos a las obras de los artistas alemanes más famosos. Echar una mirada a este tipo de construcciones resulta una oportunidad única. ¿Para qué? Revisar la historia y repasar algunos hitos que marcaron a fuego el futuro de quienes, en aquel entonces, ocupaban este controvertido territorio. Rincón del mundo que aún hoy despierta la curiosidad y las ansias de saber en cada uno de los trotamundos que lo visitan.

Baviera en verano: ¿qué más visitar?

Tu próximo verano en Núremberg será, a buen seguro, increíble. Reserva ya tu plaza en un viaje organizado a Baviera y comienza a disfrutar desde hoy, leyendo más sobre este estado libre de la Federación Alemana que, además de cuevas, cuenta con otras joyas turísticas que te cautivarán.

Si hay algo que no puedes dejar de conocer es el castillo imperial donde ha llegado a hospedarse Carlos V, entre muchas otras personalidades de la historia de Europa. En este magnífico edificio se encuentra la torre del pecado desde donde se pueden ver las mejores panorámicas.

Tampoco puedes volver a España sin una foto en el mítico puente del Verdugo (postal obligada) y otra frente a la casa natal de Durero. ¿Qué más hacer? Comprar souvenirs en el Hauptmarkt, típico mercado que se conserva desde el Medioevo. Desde allí, puedes dirigirte al Spielzeugmuseum, extraordinario museo de juguetes que deja boquiabiertos a grandes y pequeños.

Y si bien no es grato el recuerdo, en honor a los que perdieron la vida en esta tierra, recorre los escenarios del nazismo y la Segunda Guerra Mundial. Hazlo, a ser posible, con un guía turístico que pueda contarte la historia de cada sitio. No te arrepentirás.

En Different Roads, agencia online especializada en viajes personalizados, podemos ayudarte a preparar esta escapada y hacer que tu viaje organizado a Baviera sea una experiencia inolvidable.

¿Quieres compartirlo?