Este artículo no solo va de viajes para mujeres. Pretende ser una reflexión sobre el modo en el que concebimos los circuitos en el sector turístico, empezando en Different Roads. No se trata de reducir a una sola variable, pues existen tantas mujeres como contextos, pero sí que queremos reivindicar el papel de la mujer en algo tan asombroso como descubrir el mundo, y más si es a través de sus/nuestros ojos.

Sin entrar en los mitos legendarios de viajes, casi siempre pasados por el tamiz masculino, y el desconocimiento habitual de mujeres viajeras (recomendable este artículo con 10 mujeres asombrosas), nos gustaría destacar un dato: más del 70% de las decisiones de compra corresponden a una mujer.

El gran reto es adaptar nuestras propuestas para que encajen con lo que buscamos. No solo como mujer, sino como viajera, como madre, como pareja, como amiga, …

Namira_Salim_SPPeaceFlag-01_2
Namira Salim. Foto de Farhadally

Quiero un viaje para mí como viajera

Cuando te preguntan sobre cómo sería tu viaje ideal “como mujer”, la respuesta que (solemos) dar es: quiero que me trates como una viajera, no como mujer. El primer objetivo que tenemos, como cualquier viajero (en masculino), es descubrir un destino, llegar a un lugar en el que la experiencia de conocer nuevas culturas, el encuentro con otras personas (mujeres, hombres y niños) o el acceso a nuevos puntos turísticos merezca realmente la pena.

Queremos detalles que vayan más allá de una posible rutina o estandarización. Buscamos una empresa y profesionales que pongan mimo en lo que hacen. Que sientan responsabilidad en algo tan importante como las expectativas de una viajera para disfrutar de uno de los momentos más importantes del año.

Y eso pasa por buscar experiencias de persona a persona, cercanas a la cultura a la que estamos “invitad@s” durante unos días. Porque esa será la mayor riqueza (una palabra femenina) que nos podremos llevar. Y si además lo compartimos con quien nos acompaña, mejor aún.

Viajes organizados para “mujeres”

Es un hecho que las viajeras solas lo tenemos en ocasiones más difícil que un hombre. Podemos superar montañas más altas, correr más rápido, ser más intrépidas que muchos hombres y mujeres…, pero históricamente hemos tenido más tarde el acceso generalizado a viajar.

Y aún hoy sigue habiendo algunas premisas que tenemos en cuenta antes de planear un viaje. Depende, como cualquier caso, de tu momento vital. Vamos a ver algunos ejemplos, con especial foco en viajes organizados:

Viajar por nuestra cuenta. No hay nada que nos impida coger la mochila, la maleta o simplemente un billete de ida. Quizás las mismas precauciones de seguridad que podría adoptar alguien en su sano juicio, con el añadido de una lacra que hay que erradicar a base de educación y leyes, como es el acoso. Pero a veces no es necesario viajar para sufrirlo. Así que no hay impedimento alguno.

Viajar sola con otros/as viajeros/as. A veces suele ser la forma de solventar ese punto de inseguridad, o simplemente disfrutar de un circuito organizado, como a cualquier viajero la gustaría. Lo importante es encontrar le propuesta de valor que se ajuste a lo que buscas.

Viajar en familia con otros viajeros. Los circuitos turísticos pensados para familias son un producto al alza. Contar con propuestas que tengan en cuenta el “tempo” de una familia no es algo que beneficie solo a la mujer viajera, sino a todos. Una reivindicación con opciones cada vez más frecuentes de viajes para familias. En nuestro caso tenemos en cuenta aspectos como la estacionalidad (Semana Santa, Verano, Puentes) o los destinos más asequibles o apropiados.

Bessi Coleman, primera mujer afroamericana piloto de la historia. Foto

Viajes solo Mujeres

Viajes para mujeres solteras/ Singles. Es otra opción. Viajes concebidos como una forma de conocer a gente nueva, pero sobre todo de viajar sola, en este caso acompañada por un grupo majo de viajeros como tú. El reto es descubrir el destino, vivir como decíamos experiencias, … Lo otro, como decía un estudio reciente, depende de mí. Solo de mí.

Viajes solo Mujeres. No lo concebimos como un punto de fricción vs otros viajes. Al contrario, precisamente como viajeras queremos conocer todo lo que un destino nos ofrece, no solo lo que lleva etiqueta “mujer”, que a veces nos resulta exagerado. Pero los viajes para mujeres solteras, solo amigas, madres con sus hijas/os, son una propuesta cada vez más agradecida. En Different Roads hemos lanzado este año nuestros primeros circuitos solo mujeres, con Noruega y Copenhague-Estocolmo, y se irán lanzando nuevas propuestas.

En definitiva, no hay viajes de mujeres u hombres, hay viajes de verdad. Momentos asombrosos que nos llevan a destinos con los que soñamos. Experiencias que nos permiten compartir con otros viajeros y con los ciudadanos de cada lugar aquello que nos une, y debatir sobre aquello que nos separa.

Así que en el Día de la Mujer trabajadora, lo que reivindicamos es el Día de la Mujer Viajera. Porque viajar nos hace, a todos/as, aún mejores.

Celebra el Día de la Mujer Viajera con descuentos en nuestros circuitos (ver aquí). Con el código MUJERVIAJERA40 tendrás 40€ de descuento si haces la reserva antes del 11 de marzo.

¿Quieres compartirlo?